Algunas reflexiones sobre la navidad con los niños y niñas

baby-22109_640Al salir a la calle, encender el televisor o abrir una página de internet nos sorprende la agitación de la navidad y del mes de Diciembre.

En este mes de recurrente entusiasmo y expectativa me pregunto ¿Cómo hacer para escapar a la publicidad?  En cada anuncio, en cada escaparate hay un objeto (un juguete, un vestido, un electrodoméstico, etc.)  que “necesitamos”.

Es de esperar que en medio del tumulto se pierda de vista que no son los regalos lo importante, sino lo que esta detrás de ellos: El espíritu de dar o hacer algo por aquellos que amamos o que lo necesitan.

Entonces aquí os dejo algunas reflexiones respecto al espíritu navideño y como vivirlo con nuestros chiquitos

 

Un tiempo de familia

Podemos hacer de este mes un mes dedicado a la familia, con tiempo para cocinar juntos galletitas o tortas navideñas.

Tiempo para contar historias de fiestas de fin de año de nuestra infancia.

Tiempo para hacer velas caseras o adornos del árbol hechos a mano.

Creo que es importante enfatizar en que no se trata de salidas de compras estresantes, sino de la oportunidad para cerrar un año.

Así también se trata de rememorar los buenos momentos y proponer proyectos para el año siguiente.

En resumen, es importante tener presente que este es un tiempo de familia y no de locura adquisitiva.

 

La publicidad

La publicidad afecta a todos, pero sobre todo a los niños (independientemente a la edad). 

En los mensajes publicitarios todo luce perfecto, ideal, algo que simplemente “tenemos” que tener.

Esto lleva a que nuestros niños imaginen su lista de deseos bajo el árbol y el choque con la realidad puede ser muy decepcionante.

Una manera de evitar esto es hablar con nuestros niños con mucho cuidado (sin prejuicios).

Cuando observamos una publicidad en la tele o en una revista podemos preguntarle si le parece que ese objeto realmente hace lo que promociona. Aquí tenemos una oportunidad para explicarle que la publicidad tiene por objeto hacernos pensar algo, es decir convencernos de que lo publicitado es lo que deseamos o necesitamos, cuando en realidad probablemente no lo sea.

Aunque es imposible evitar que nuestros niños se expongan a la publicidad, podemos disminuir el contacto de esta al ponerles programas grabados. En ciertos países los canales públicos no tienen publicidad.

Es importante que nuestros niños sepan que no es posible tener todo lo que se quiere. Que quizá el truco es desear con moderación y aprender a apreciar lo que nos regalan.

También podemos remarcar que lo más importante en estas fiestas el sentimiento que se crea en el intercambio de regalos.

 

Las tradiciones familiares

Revivir las tradiciones que se centran en la familia, los amigos y la comunidad puede ser una manera de dar todo el sentido a las fiestas.

Podemos alentar a nuestros niños a hablar con los abuelos, tíos o algún amigo de la familia y a preguntarles como pasaba las fiestas y cual es la tradición en su familia y/o comunidad.

También podemos preguntar a los más chiquitos cuál es la tradición de la familia que más les gusta y revivirla, por ejemplo hacer el pesebre todos juntos.

Por mi parte recuerdo cada año con mi papá y mamá cuando pintábamos bolsas de arpillera y las colocábamos en el fondo como montañas en la distancia. Un espejo con algo de agua y patitos de cerámica hacía de lago. La arena colada formaba las dunas del desierto por donde bajaban los camellos y la Estrella de Belén era recortada en papel de aluminio para ser pegadas sobre el azul del “cielo”. Hoy en día seguro que encontramos estos trucos en Pinterest.

Cada región tiene su tradición, ya sea ir a elegir el árbol o hacer las decoraciones , hacer las velas, ir cantar villancicos, etc. Es cierto también que algunas de estas tradiciones están casi olvidadas, pero al revivirlas reforzamos lazos afectivos no solo con la familia, sino con los amigos y la comunidad!

 

Servicio Comunitario

Esta es una idea para enseñar a nuestros niños a dar de sí mismos.

Podemos alentar y / o acompañar a nuestros niños a realizar servicios voluntarios en nuestra comunidad. Es una idea para enseñarles que la satisfacción de dar de nuestro tiempo, esfuerzo y amabilidad  es muchísimo más gratificante  que dar dinero.

El voluntariado nos enseña que una persona puede hacer una diferencia y demuestra en hechos a nuestros niños, que tienen el poder de hacer algo real para alguien fuera de su entorno cercano. 

Así mismo, al sacrificar parte de su tiempo libre para ayudar a otros menos afortunados, nuestros niños aprenden que existen cosas más allá de nosotros y nuestros intereses propios.

Otro valor del voluntariado es que esta actividad pone a niños y adolescentes en contacto con personas de diferentes niveles socio-económicos, educación o edad. Esto les permitirá abrir su realidad a otras posibilidades y ayudará a construir su tolerancia para con la diversidad en el mundo.

 

SUGERENCIAS DE VOLUNTARIADO

  • Podemos por ejemplo, sugerir a nuestro niño/a guardar parte de su mesada para comprar un juguete y donarlo a niños más humildes.
  • También podemos cocinar juntos galletitas de navidad o tortas navideñas y llevarlas a los hogares de niños, así compartimos tiempo con ellos.
  • Si ya tienen edad para leer bien, podemos acompañarlos a hospitales o guarderías para que lean cuentos a un grupo de niños.
  • También podemos visitar algún hogar de ancianos y compartir con ellos, quizá “adoptar” un abuelo o abuela y leerles, o simplemente escucharles contar historias de su juventud.
  • Si nuestro niño o niña ama los animales podemos comprar una bolsa de alimento para cachorritos y donar al refugio de animales de la comunidad.
  • Otra idea es cuidar una plaza, plantando algún arbolito y rastrillando o podando el césped con un grupo de vecinos de la cuadra. Esto refuerza los lazos vecinales y estimula la comunión con el medio ambiente.
Las posibilidades son tantas como tantas las necesidades, es solo cuestión de estar dispuesto.

Claro que tratándose de niños y adolescentes, la mayoría de las veces (sino todas) deberán ser acompañados y aconsejados por vosotros. También es interesante acompañarlos después de la experiencia, ya que lo ideal es estar con ellos para escuchar sus experiencias y preguntas sobre las nuevas situaciones.

 

Y los REGALOS DE NAVIDAD?!

Claro que uno de los mayores placeres de la época son los regalos!

Podemos reforzar el concepto de que lo importante es el sentimiento puesto en la obtención de regalo para cada miembro de la familia.

Acompañemos a nuestros niños en las elecciones recordándoles tener en cuenta lo que le gusta o emociona a cada uno.

Nosotros/as también podemos hacer regalos!

Los regalos hechos a mano pueden resultar más conmovedores y son una manera de consumir menos, usar la creatividad y las manos, e incluso, por qué no, reciclar y ser ecológicos. ( Por ejemplo un bolso tipo shopping a partir de viejos pantalones, para los que saben coser! )

La tecnología ayuda:  Podemos hacer álbumes de fotos o videos de momentos agradables o simpáticos.  Pequeños videos de eventos diarios o de eventos escolares para los abuelos o tíos.

Certificados de regalos:  Válidos por “1 semana de lavado de platos”  o “2 cortadas de césped y arreglo del jardín” o “ lavado de auto durante el mes de enero” . Enseñar a la abuela a usar un programa de computadora con el que estuvo teniendo problemas. Se darán cuenta que son regalos de TIEMPO.

Cuántas veces hemos escuchado “ Te quiero tanto que daría mi vida por ti!”  Bueno, pues tiempo es vida, entonces dar nuestro tiempo es quizá la mejor manera de dar nuestra vida por amor.

 

FELICES FIESTAS!!!!

Un saludo navideño y lleno de buenos deseos para el año que viene!

 

Dra. Mirta

 

 

La navidad con niños y niñas
Tagged on:                                 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

We use cookies to ensure that we give you the best experience on our website.